UEFA utilizó los colores del arcoíris como respaldo a la comunidad LGBT y explicó por qué impidió iluminar el estadio de Múnich.

Alemania se vistió con los colores del arcoíris antes del partido de la Eurocopa entre su selección y Hungría por el Grupo F de la Eurocopa, mientras una lluvia de críticas caía hacia la UEFA y el país húngaro por hechos considerados discriminatorios en el país húngaro.

A través de su sitio oficial y sus redes sociales, la entidad publicó un comunicado con una foto de su logo modificado en el que aseguró que se “enorgullece de llevar los colores” y explicó por qué rechazó la solicitud de la ciudad de Múnich de iluminar el Allianz Arena para el duelo correspondiente a la competencia continental.

“Para la UEFA, el arco iris no es un símbolo político, sino un signo de nuestro firme compromiso con una sociedad más diversa e inclusiva”, sentenció.

En su explicación a la negativa, se refirió al contexto político que atraviesa el país húngaro quien, por iniciativa del partido del primer ministro Viktor Orban, aprobó un texto que prohíbe la “promoción” de la homosexualidad ante menores, lo que suscitó la preocupación de los defensores de derechos, mientras ese gobierno multiplica las restricciones hacia la comunidad LGBT.

Compartir