Seis países latinoamericanos piden que se detengan la subastas de objetos de arte precolombino en Francia

A través de un comunicado, los gobiernos de Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y República Dominicana afirmaron que están dispuestos a promover acciones para detener la comercialización de sus bienes patrimoniales.

Los gobiernos de Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y República Dominicana emitieron un comunicado conjunto en el que expresan su «enérgico rechazo» a la próxima subasta de objetos precolombinos en Francia y anunciaron que estarán dispuestos a «promover acciones para detener la comercialización de bienes» que pertenecen a sus países.

En un texto publicado por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, las embajadas de los seis países lamentan que la francesa Casa Millon haya subastado piezas precolombinas el pasado 28 de enero. Del mismo modo, piden que se detenga la venta de ese tipo de objetos patrimoniales por parte de las subastadoras parisinas De Baecque- D’Ouince – Sarrau y Binoche et Giquello, programadas para el 9, 11 y 18 de este mes.

«Deploramos que se mantengan prácticas de comercio ilícito de bienes culturales que socavan el patrimonio, la historia y la identidad de nuestros pueblos originarios», afirman los países latinoamericanos.

Medidas para proteger el patrimonio
En el escrito, los seis países reafirman su disposición a colaborar en «medidas concretas» para proteger su «patrimonio cultural prehispánico» y «los bienes culturales del periodo colonial» y para combatir el tráfico ilícito de esas piezas.

Del mismo modo, expresan su compromiso a mantener «una diplomacia activa», por la vía jurídica, tanto con el Gobierno francés como con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Explican que en el caso francés, el «marco de acción» de los gobiernos latinoamericanos se ve limitado porque en ese país europeo «el marco jurídico que regula las ventas y subastas de los bienes culturales establece que la restitución de las piezas depende de la voluntad del poseedor privado».

Finalmente, hacen un llamado a quienes poseen bienes culturales de esas naciones a que los devuelvan a sus lugares de origen.

Compartir