Se enciende choque en Israel; ejército mata a 9

Fuerzas de Netanyahu realizan nuevo operativo contra extremistas en Yenín y primer ministro ordena redoblar seguridad; palestinos denuncian que entre las víctimas hay dos civiles; Hamas amaga con cobrar venganza

El ejército de Israel mató a nueve ciudadanos palestinos en Yenín, Cisjordania, reactivando las diferencias históricas con esa región a sólo unos meses del nuevo gobierno, pues horas después se reportó el lanzamiento de cohetes contra Gaza, en supuesta respuesta.

La misma zona de campamentos en donde fue asesinada la periodista de origen palestino Abu Akleh el año pasado se convirtió ayer en escenario de otra polémica redada contra un supuesto “escuadrón” criminal ligado a grupos extremistas a plena luz del día.

Sin embargo, tras un operativo que se prolongó por cuatro horas las autoridades confirmaron un saldo de nueve decesos, entre ellos una anciana de 61 años, y una veintena de heridos más, cuatro en condición crítica, al justificar que respondieron a una agresión en la que también hubo detenidos, pues repelieron disparos al interior del inmueble, lo que desató una persecución en las inmediaciones, hecho del que mostró imágenes aéreas sobre el ataque desde el techo.

De inmediato, la Autoridad Palestina protestó por las acciones contra su comunidad al señalar que había civiles inocentes entre las víctimas y, pese a los reclamos, denunció que las fuerzas de Benjamin Netanyahu —quien retornó al poder en diciembre pasado— impidieron el acceso de personal médico de la Media Luna Roja negándoles a todas las víctimas la atención médica, incluso cuando se demostró que varias ellas eran civiles y residentes legales.

Ante esta nueva escalada, la ministra de Salud palestina, Mai Al Kaila, calificó la situación de “crítica” por la defunción de civiles, mientras que el vocero de la región, Nabil Abu Rudeina, advirtió una severa respuesta a lo que tachó como “masacre”, pues ocurre un día después de que militares israelíes mataron a dos jóvenes palestinos, cuando supuestamente uno de ellos enfrentó a la Policía y hasta intentó apuñalar a un uniformado. Por ello, la Autoridad Palestina rompió la nueva estrategia de seguridad con las fuerzas israelíes al considerar que éstas fueron las que cortaron todo lazo.

En medio de la polémica, grupos terroristas como Hamas y la Yihad Islámica confirmaron que entre las bajas había siete combatientes, pero expusieron que el ejército de Bibi mató otra vez a inocentes y amagó con represalias al asegurar que ese ejército pagará el precio de esa masacre contra su comunidad, pero el Ejército justificó su respuesta armada al sostener que en el lugar se refugiaban hombres que planeaban ataques terroristas contra soldados y civiles israelíes sin mostrar evidencia de ello.

Incluso, el primer ministro ordenó intensificar la seguridad en la zona, pues no se descartaban represalias por este operativo y llamó a las fuerzas antiterroristas a estar alerta ante cualquier ataque.

Cuando Tel Aviv buscaba la manera de contener las críticas, al referir que investigaría cómo ocurrió la muerte de la anciana, se reportó que el ejército de Netanyahu lanzó varios cohetes contra la Franja de Gaza al señalar que desde ese territorio un supuesto grupo rival comenzó la ofensiva con drones y cohetes, pero advirtió que no se dejarán intimidar, luego de las amenazas de grupos terroristas de cobrar venganza por lo ocurrido unas horas antes.

Y al cierre de esta edición, el Ministerio de Defensa israelí exhortó a la población a resguardarse, pues seguían sonando las sirenas antiaéreas.

Compartir