¿Qué sigue para Twitter ahora que Elon Musk quiere salirse del acuerdo de compra?

Después de anunciar que se quiere salir de su trato para comprar Twitter, Elon Musk pasó el fin de semana en Idaho en la Conferencia de Sun Valley.

Habló en el escenario, esencialmente extraoficialmente, pero una fuente en la sala le dijo al corresponsal jefe de medios de CNN, Brian Stelter, que Musk reforzó su decisión de tratar de salirse del trato y afirmar que todo se trata de los bots.

“Musk originalmente dijo que iba a solucionar el problema del bot”, dijo Stelter en Reliable Sources el domingo. “El mismo problema que ahora dice le impide hacer el trato”.

La reportera del New York Times, Lauren Hirsch, dijo que ha habido una interesante confluencia de eventos desde que se supo por primera vez la noticia de la oferta de Musk. El mercado de valores “básicamente cayó por el precipicio”, incluidas las acciones de Tesla, en las que presumiblemente Musk confiaba para financiar gran parte del trato.

Cronología del accidentado camino de Elon Musk hacia la (hasta ahora) fallida compra de Twitter

Esa puede ser parte de la razón por la que Musk aparentemente ha estado poniendo en duda que su oferta de compra se concretaría, casi desde el momento en que la hizo. “Tiró dagas y luego se alejó y nunca supimos cuál era su intención”, dijo Hirsch.

Al menos hasta el viernes, cuando el abogado de Musk envió a Twitter una carta diciendo que se retira del acuerdo porque la plataforma de redes sociales está “en incumplimiento sustancial de múltiples disposiciones” del acuerdo original.

Twitter, por su parte, contraataca, comprometiéndose a llevar a Musk a los tribunales.

Y algunos han cuestionado si las preocupaciones de Musk sobre los bots son solo una excusa para salir del trato.

El corresponsal nacional del Washington Post, Philip Bump, dijo que es difícil decir cuáles son sus verdaderos motivos, pero admitió que Musk es un “personaje excéntrico”.

“Estoy un poco fascinado por las repercusiones de su anuncio que rápidamente se enredó en la política estadounidense”, afiemó Bump.

Twitter fue percibido por algunos como una “organización elitista de izquierda” que ahora iba a ser tomada y remodelada por un conservador libertario.

Un posible beneficiario de una toma de control de Musk en Twitter, el expresidente Donald Trump, a quien se le prohibió la plataforma luego de la violencia del 6 de enero en el Capitolio, recientemente subió al escenario en un mitin político en Alaska y calificó a Musk como un “artista de tonterías”, calificando su decisión de retirarse del acuerdo de Twitter como “podrida”.

Una de las grandes preguntas ahora es qué pasará con Twitter, desde sus empleados hasta sus ingresos por publicidad y el precio de sus acciones.

La saga ha estado ocurriendo desde abril, y los empleados aún no saben quién será su jefe, dijo la corresponsal en jefe de medios de Insider, Claire Atkinson.

“Si está considerando anunciar en la plataforma, querrá saber ‘¿Este producto es adecuado?’”, dijo Atkinson. “¿Y cuáles son sus reglas?”

Stelter dijo que los bots son sin duda un problema para Twitter, aunque aún no está claro qué tan frecuentes son. Pero Musk puede verse más afectado por ellos que el usuario promedio.

“Sospecho que lo que está pasando aquí es que Musk tiene una experiencia muy diferente en Twitter que el usuario promedio”, dijo Stelter. “Está abrumado por las respuestas de BS y el spam”.

Compartir