Piden a trabajadores y productores de caña de azúcar parar la quema para evitar incendios

Hacen un llamado a la población que se dedica al cultivo y producción de caña de azúcar a acabar con la práctica de quema, como parte de su proceso de producción, ya que esto deriva en incendios.

“𝘓𝘢 𝘱𝘳𝘢́𝘤𝘵𝘪𝘤𝘢 𝘥𝘦 𝘭𝘢 𝘲𝘶𝘦𝘮𝘢 𝘥𝘦 𝘤𝘢𝘯̃𝘢 𝘥𝘦 𝘢𝘻𝘶́𝘤𝘢𝘳 𝘥𝘦𝘣𝘦 𝘱𝘢𝘳𝘢𝘳, 𝘱𝘰𝘳𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘰 𝘢𝘧𝘦𝘤𝘵𝘢. 𝘛𝘢𝘮𝘣𝘪𝘦́𝘯 𝘭𝘢 𝘲𝘶𝘦𝘮𝘢 𝘥𝘦 𝘳𝘢𝘴𝘵𝘳𝘰𝘫𝘰𝘴 𝘰 𝘩𝘢𝘤𝘦𝘳 𝘧𝘰𝘨𝘢𝘵𝘢𝘴 𝘤𝘶𝘢𝘯𝘥𝘰 𝘩𝘢𝘺 𝘷𝘪𝘦𝘯𝘵𝘰𝘴 𝘧𝘶𝘦𝘳𝘵𝘦𝘴”, dijo el ministro de Gobernación, Juan Carlos Bidegain.

Bajo premisas de que la quema de caña facilita el corte manual y aumenta la concentración de sacarosa en los tallos, además de reducir el volumen de basura que llega hasta el ingenio, esta práctica pone en riesgo a las personas, tanto de aquellos que la ejecutan como de los alrededores, ya que dañan la salud con el humo, agravando afecciones respiratorias o cardíacas preexistentes; además, ponen en riesgo los hogares circundantes y se contamina el ecosistema.

El ministro Bidegain instó a agricultores y productores a echar mano de otras alternativas para el buen trato de los cultivos; entretanto, advirtió que el Gobierno creará instrumentos jurídicos con el fin de evitar las quemas.

“𝘌𝘴𝘵𝘢𝘮𝘰𝘴 𝘵𝘳𝘢𝘣𝘢𝘫𝘢𝘯𝘥𝘰 𝘦𝘯 𝘯𝘰𝘳𝘮𝘢𝘴 𝘱𝘢𝘳𝘢 𝘳𝘰𝘣𝘶𝘴𝘵𝘦𝘤𝘦𝘳 𝘭𝘰𝘴 𝘥𝘪𝘦𝘯𝘵𝘦𝘴 𝘥𝘦 𝘭𝘢 𝘢𝘤𝘵𝘶𝘢𝘭 𝘓𝘦𝘺 𝘥𝘦𝘭 𝘊𝘶𝘦𝘳𝘱𝘰 𝘥𝘦 𝘉𝘰𝘮𝘣𝘦𝘳𝘰𝘴 𝘥𝘦 𝘌𝘭 𝘚𝘢𝘭𝘷𝘢𝘥𝘰𝘳; 𝘷𝘪𝘦𝘯𝘦 𝘶𝘯𝘢 𝘯𝘶𝘦𝘷𝘢, 𝘺 𝘴𝘦 𝘥𝘦𝘣𝘦𝘯 𝘤𝘢𝘮𝘣𝘪𝘢𝘳 𝘭𝘢𝘴 𝘱𝘳𝘢́𝘤𝘵𝘪𝘤𝘢𝘴 𝘤𝘰𝘯 𝘦𝘭 𝘵𝘦𝘮𝘢 𝘢𝘨𝘳𝘰𝘪𝘯𝘥𝘶𝘴𝘵𝘳𝘪𝘢𝘭. 𝘠𝘢 𝘩𝘢𝘺 𝘰𝘵𝘳𝘢𝘴 𝘢𝘭𝘵𝘦𝘳𝘯𝘢𝘵𝘪𝘷𝘢𝘴”, amplió.

La quema de caña, especialmente con los vientos actuales, hace que el proceso no sea controlado, y a la postre, se generan complicaciones inesperadas; los incendios forestales están entre las principales.

“𝘌𝘴𝘵𝘰 (𝘭𝘢 𝘲𝘶𝘦𝘮𝘢) 𝘤𝘰𝘮𝘱𝘭𝘪𝘤𝘢 𝘭𝘢𝘴 𝘤𝘰𝘴𝘢𝘴, 𝘴𝘢𝘭𝘦 𝘮𝘢́𝘴 𝘤𝘢𝘳𝘰, 𝘯𝘰 𝘴𝘰𝘭𝘰 𝘲𝘶𝘦𝘮𝘢𝘯 𝘴𝘶 𝘤𝘢𝘯̃𝘢𝘭; 𝘴𝘪 𝘯𝘰 𝘭𝘢 𝘱𝘳𝘰𝘱𝘪𝘦𝘥𝘢𝘥 𝘥𝘦𝘭 𝘷𝘦𝘤𝘪𝘯𝘰, 𝘱𝘰𝘯𝘦𝘯 𝘦𝘯 𝘳𝘪𝘦𝘴𝘨𝘰 𝘭𝘢𝘴 𝘷𝘪𝘥𝘢𝘴 𝘥𝘦 𝘭𝘢𝘴 𝘱𝘦𝘳𝘴𝘰𝘯𝘢𝘴 𝘺 𝘭𝘢 𝘯𝘢𝘵𝘶𝘳𝘢𝘭𝘦𝘻𝘢 𝘺 𝘦𝘭 𝘦𝘤𝘰𝘴𝘪𝘴𝘵𝘦𝘮𝘢 𝘴𝘦 𝘤𝘰𝘯𝘵𝘢𝘮𝘪𝘯𝘢𝘯”, completó.

Compartir