‘Pebbles’, con 22 años y 65 días, recibe entre polémica el récord Guinness al perro más longevo del mundo

Una hembra de la raza Toy Fox Terrier de Carolina del Sur, nacida el 28 de marzo de 2000, gana el galardón y le arrebata el título a un perro chihuahua de 21 años.

22 años y 65 días. Esa es la edad de Pebbles, una hembra ejemplar de la raza Toy Fox Terrier, de casi dos kilos, nacida el 28 de marzo de 2000, y por la que se ha alzado con el título del perro más longevo del mundo, según ha certificado el Libro Guinness de los récords. Pero su coronación como el canino vivo más mayor del planeta no ha estado exenta de polémica.

Los dueños de Pebbles, Bobby y Julie Gregory, una familia que vive en Taylors, una localidad del estado de Carolina del Sur, (EE UU), no supieron que el cachorro que llegó a su hogar hace más de dos décadas podía optar al título, hasta que un grupo de amigos y familiares los alertaron. “Bobby estaba sentado en el sofá y empezó a recibir mensajes de texto y llamadas sobre una historia que vieron sobre un perro de 21 años que obtuvo el récord”, explicó Julie a la organización del récord guinness.

TobyKeith, nacido el 9 de enero 2001 en Greenacres, una localidad del estado de Florida (EE UU), es un perro chihuahua de 21 años y 66 días —el 16 de marzo de 2022— que a finales de abril había conseguido el título oficial que otorga el Libro Guinness. “Cuando vi la historia de TobyKeith en todas las noticias, presenté mi solicitud”, añadía Julie.

TobyKeith fue adoptado por su reciente dueña, Gisela Shore, de un refugio de animales cuando tan solo tenía unos meses. “Yo era voluntaria en Peggy Adams Animal Rescue y uno de los empleados me contó sobre una pareja de ancianos que intentaba entregar un cachorro porque ya no podían cuidarlo”, explicaba Shore a la organización del libro Guinness cuando recibió el título para TobyKeith. “Me reuní con ellos y me presentaron a un pequeño chihuahua bronceado. Lo llamaron Peanut Butter. Más tarde cambié su nombre a TobyKeith”.

La familia Gregory aseguraba a la cadena Fox que Pebbles es una “ave nocturna” y suele pasarse el día durmiendo mientras toma el sol en la piscina de casa. Bobby explicaba a la cadena de televisión que la perra normalmente se despierta alrededor de las cuatro o cinco de la tarde para la hora de la cena y permanece despierta el resto de la noche. Le encanta la pizza, las hamburguesas y los tacos, un dato que ya se reseña en su perfil de Instagram, y la comida para gatos. Además, y para celebrar su título, según Bobby y Julie, Pebbles se dio un baño de burbujas.

El otro dato asombroso y curioso de esta historia es el promedio de vida de un ejemplar de Toy Fox Terrier. Los también llamados Toy terrier americano o Amertoy suelen vivir una media de entre 12 o 14 años. Pebbles ha sobrepasado esta cifra en ocho años. Julie Gregory, su dueña, compartió a la cadena de televisión Fox el secreto para tener una vida tan longeva como Pebbles: “Trata a tu mascota como familia porque lo son. Dales un ambiente feliz y positivo tanto como sea posible, buena comida limpia y atención médica adecuada”.

Compartir