Operación «London Bridge»: cuál es el protocolo si muere la Reina Isabel II

Expectación mundial existen por el delicado estado de salud de la monarca, donde existe un protocolo especial cuando fallezca

Incertidumbre se vive en el Reino Unido, luego de que los médicos de la Reina Isabel II expresaron su «preocupación» por su delicado estado de salud, situación que incluso obligó la movilización de la familia real hasta el Castillo de Balmoral en Escocia.

En ese sentido, medios especializados en la realeza británica calificaron como una «situación seria» dicho anuncio y los viajes de los príncipes para acompañar a la monarca de 96 años.

OPERACIÓN LONDON BRIDGE IS DOWN

En caso de fallecer la Reina Isabel II existen una serie de protocolos que fueron publicados hace dos años en el sitio

En estos documentos se indica que el primer ministro británico, en este caso la recientemente asumida Liz Truss, recibirá una llamada telefónica en la que se le dirá «London Bridge is down», que traducido quiere decir que «el puente de Londres ha caído».

Con este aviso se dará inicio a la operación «London Bridge» – o también denominado «Día D»- enviando una serie de correos electrónicos y llamadas a funcionarios y ministros de relevancia, cuyo borrador ya está escrito.

En concreto, el secretario del gabinete les escribirá a los ministros «estimados compañeros, es con tristeza que les escribo para informares de la muerte de Su Majestad la Reina».

Solo 10 minutos después de esta notificación se deberán bajar a media asta todas las banderas de Whitehall, la zona parlamentaria, algo que fue considerado desde Downing Street como «imposible» de cumplir sin la ayuda de un contratista externo.

Por otro lado, la primera ministra será la primera integrante del Gobierno en hacer una declaración con respecto al fallecimiento de la Reina. Una vez ella hable, lo podrá hacer el resto del Ejecutivo.

En tanto, el Parlamento británico y las cámaras de Escocia, Gales e Irlanda del Norte cesarán su actividad legislativa.

Además se anunciará un minuto de silencio a nivel nacional.

REDES SOCIALES

Esta operación también cuenta con un apartado para las redes sociales oficiales, prohibiendo los retweets y contenido no urgente. 

Además, las páginas del gobierno y la familia real se teñirán de negro por el luto tras este acontecimiento.

LUGAR DE FALLECIMIENTO

Incluso, el protocolo tiene planificado el cómo se deberá actuar dependiendo del lugar de fallecimiento de la monarca más longeva que ha tenido el Reino Unido.

Si la Reina muere en su residencia de Sandringham ubicada al este de Inglaterra, su ataúd llegará en tren y deberá ser recibido por la primera ministra en la estación de St Pancras.

Por otro lado, si su deceso ocurre en Balmoral (Escocia), que es el lugar donde se mantiene ahora con la familia real se activará la «Operación Unicorn», en la que también se deberá trasladar en tren a Londres. 

Si lo anterior no es posible por diversos factores, se dará paso a la «Operación Overstudy», la cual consiste en el traslado del féretro en avión.

FUNERALES Y NUEVO MONARCA

Tras el fallecimiento de la Reina Isabel, el primero en la línea de sucesión esle Príncipe Carlos. Según la Operación London Bridge, este último deberá dirigirse a la nación a las 18:00 horas para ser proclamado a las 10:00 horas del día después de la muerte de la monarca.

Consignar que el día de conoración se identifica como «D+1», sumando un número conforme al día que vaya pasando tras el deceso de la soberana.

Ya para el segundo día tras la muerte de la Reina, su cuerpo regresará hasta el Palacio de Buckingham, para luego ser trasladada en procesión hasta la Abadía de Westminster D+5 (quinto día).

Asimismo se tiene pactado que para el D+10 se celebre el funeral de estado y se declare como día festivo.

Se tiene pactado además que la monarca sea enterrada en la Capilla Conmemorativa del Rey Jorge VI del Castillo de Windsor, junto a su esposo Felipe de Edimburgo.

Compartir