Musk despidió a miles de trabajadores. Ahora le pide a algunos que vuelvan para sacar el trabajo adelante

Parece que Elon Musk nos ha regalado otro glorioso capítulo en el culebrón de Twitter. Después de llevar a cabo una polémica oleada de despidos, el magnate sudafricano ha tenido que dar marcha atrás y pedirle a varios de ellos que vuelvan a sus puestos de trabajo al darse cuenta de que eran imprescindibles para lanzar algunas de las funciones que había anunciado.

Como se había venido barruntando desde hace tiempo, el pasado viernes Musk decidió despedir cerca de 3700 empleados de la plantilla, algo que según el nuevo CEO era imprescindible para hacerla rentable, como explicó el mismo desde su cuenta de Twitter. Los problemas llegaron después.

Lo mejor de todo es que el propio Musk se quejaba hace unos días de que los anunciantes estaban perdiendo la fe en la plataforma y que cada vez llegaba menos dinero. La pregunta —retórica— que nos hacemos todos es si este tipo de decisiones sin sentido serán uno de los grandes motivos por el que los anunciantes están huyendo de Twitter.

Después de años de inmovilismo, Twitter necesita una buena vuelta de tuerca que lo haga salir de nuevo a flote. Pero como Musk siga dando estos palos de ciego, me da a mi que ya no va a haber quien rescate a esta red social del fondo del mar.

Compartir