La OTAN promete una “respuesta decidida” frente a los ataques contra las infraestructuras claves de los países aliados

Funcionarios de seguridad europeos observaron este lunes y martes buques de apoyo de la Armada rusa en las proximidades de las fugas en los gasoductos Nord Stream, probablemente causadas por explosiones submarinas, según dos funcionarios de inteligencia occidentales y otra fuente familiarizada con el asunto.

No está claro si los barcos tuvieron algo que ver con esas explosiones, dijeron estas fuentes y otras, pero es uno de los muchos factores que los investigadores analizarán.

También se observaron submarinos rusos no muy lejos de esas zonas la semana pasada, dijo uno de los funcionarios de inteligencia.

Tres funcionarios estadounidenses dijeron que Estados Unidos aún no tiene una explicación exhaustiva de lo ocurrido, días después de que las explosiones parecieran provocar tres fugas separadas y simultáneas en los dos oleoductos este lunes.

Fugas misteriosas afectan gasoductos rusos Nord Stream: ¿hubo sabotaje?, ¿quién se beneficiaría? Esto es lo que sabemos

Los barcos rusos operan habitualmente en la zona, según un funcionario militar danés, que subrayó que la presencia de los barcos no indica necesariamente que Rusia haya causado los daños.

“Los vemos todas las semanas”, dijo esta persona. “Las actividades rusas en el Mar Báltico han aumentado en los últimos años. A menudo ponen a prueba nuestra conciencia, tanto en el mar como en el aire”.

Sin embargo, los avistamientos siguen arrojando sospechas sobre Rusia, que es el país que más ha llamado la atención de las autoridades europeas y estadounidenses por ser el único actor de la región que se cree que tiene tanto la capacidad como la motivación para dañar deliberadamente los oleoductos.

Funcionarios estadounidenses declinaron hacer comentarios sobre la información de los barcos este miércoles.

Tanto Dinamarca como Suecia están investigando, pero aún no se ha realizado una inspección del lugar y los detalles sobre la causa exacta de las explosiones siguen siendo escasos. Un funcionario europeo dijo que hay una evaluación del gobierno danés en curso y que podría tomar hasta dos semanas para que la investigación comience adecuadamente porque la presión en las tuberías hace difícil acercarse al lugar de las fugas, aunque otra fuente familiarizada con el asunto dijo que la sonda podría comenzar tan pronto como el domingo.

Los primeros ministros tanto de Dinamarca como de Suecia dijeron públicamente este martes que las filtraciones eran probablemente el resultado de acciones deliberadas, no de accidentes, y el servicio de seguridad sueco dijo en una declaración este miércoles que no se puede descartar “que una potencia extranjera esté detrás”. El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, también calificó este martes por la noche las filtraciones de “aparente sabotaje” en un tuit.

Pero los altos funcionarios occidentales se han abstenido hasta ahora de atribuir el ataque a Rusia o a cualquier otra nación.

El Kremlin negó públicamente haber atacado los oleoductos. Un portavoz calificó la acusación de “previsiblemente estúpida y absurda”.

CNN se puso en contacto con el Ministerio de Defensa ruso para que comente la presencia de los barcos.

La investigación de las filtraciones en Nord Stream

El gobierno danés está liderando la investigación y estableció un área de exclusión de cinco millas náuticas y una zona de exclusión aérea de un kilómetro, según fuentes europeas familiarizadas con el asunto.

Aparte de Sullivan, los funcionarios estadounidenses han sido mucho más circunspectos que sus homólogos europeos a la hora de sacar conclusiones sobre las filtraciones.

“Creo que muchos de nuestros socios han determinado o creen que es un sabotaje. No estoy en el punto en el que pueda decir una cosa u otra”, dijo el miércoles un alto funcionario militar. “Lo único que sé allí es que creemos que el agua está entre 80 y 100 metros [de profundidad] en ese lugar donde está el oleoducto. Aparte de eso, no sé nada más”.

Pero tanto un alto funcionario estadounidense como un oficial militar de Estados Unidos dijeron que Rusia sigue siendo el principal sospechoso —suponiendo que se confirme la evaluación europea de sabotaje deliberado— porque no hay otros sospechosos plausibles con la capacidad y la voluntad de llevar a cabo la operación.

“Es difícil imaginar a cualquier otro actor en la región con la capacidad y el interés de llevar a cabo una operación de este tipo”, dijo el militar danés.

Última hora y noticias de la guerra de Rusia en Ucrania del 29 de septiembre

Rusia solicitó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el oleoducto dañado esta semana, algo que, según el alto funcionario estadounidense, también resulta sospechoso. Normalmente, dijo el funcionario, Rusia no es lo suficientemente organizada como para actuar con tanta rapidez, lo que sugiere que la maniobra estaba planeada de antemano.

Si Rusia provocó deliberadamente las explosiones, estaría saboteando efectivamente sus propios oleoductos: La empresa estatal rusa Gazprom es el accionista mayoritario de Nord Stream 1 y el único propietario de Nord Stream 2.

Pero funcionarios familiarizados con los últimos datos de inteligencia dicen que Moscú probablemente consideraría que esa medida valdría la pena si ayudara a aumentar los costes de apoyo a Ucrania para Europa. Los servicios de inteligencia estadounidenses y occidentales creen que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, está apostando por que, a medida que aumenten los costes de la electricidad y se acerque el invierno, la opinión pública europea podría volverse en contra de la estrategia occidental de aislar económicamente a Rusia. Sabotear los oleoductos podría “mostrar de lo que es capaz Rusia”, dijo un funcionario estadounidense.

Rusia ya ha tomado medidas para manipular los flujos de energía de forma que se ha perjudicado a sí misma económicamente, pero también a Europa. Rusia redujo el suministro de gas a Europa a través de Nord Stream 1 antes de suspenderlo por completo en agosto, culpando a las sanciones occidentales de causar dificultades técnicas. Los políticos europeos dicen que eso fue un pretexto para dejar de suministrar gas.

Compartir