Hombre contó que una pandilla de mujeres lo drogó, lo secuestró y lo violó

Las agresoras le preguntaron una dirección y le dieron un papel. Seguidamente, le rociaron un químico en los ojos que lo hizo caer desmayado

Un hombre veinteañero contó que una pandilla de mujeres lo drogó, lo secuestró, lo violó y lo dio por muerto.

El caso fue en Jalandhar en Punjab, India, según reseñó The Mirror que precisa que la víctima relató su experiencia ante los medios de comunicación, pero no ante la policía a petición de su esposa.

El referido portal publicó que el sujeto trabaja en una fábrica de cuero y que iba camino a su casa cuando fue abordado por cuatro mujeres que iban a bordo de un automóvil de color blanco.

Relató que las mujeres lo llamaron para preguntarle una dirección y que le dieron un papel. Entre ellas hablaban en inglés, pero a él le hablaban en punjabi; mientras él leía el papel, le rociaron un líquido en los ojos. Enseguida, perdió la visión y se desmayó.

Cuando se despertó estaba dentro del carro con las mujeres. Sus ojos estaban vendados y sus manos atadas a su espalda. Lo llevaron a un bosque y lo drogaron.

Lo obligaron a beber licor y lo violaron durante horas. Lo dejaron en la zona boscosa vendado y amarrado. Era de madrugada. De allí, como pudo y tras pedir auxilio, fue a su casa.

The Mirror publicó que a pesar de que el hombre no denunció, el Departamento de Inteligencia de la Policía de Punjab inició la investigación.

Abuso

Las denuncias de abuso sexual son más frecuentes por parte de mujeres. Sin embargo, el caso de este joven en India, demuestra que hay hombres que también han sufrido violación.

La diferencia es que son pocos los hombres que denuncian, lo consideran un tabú, tal como pasó con el protagonista de esta historia. En este caso, fue su esposa quien le pidió que no acudiera a la policía, ya que lo que importaba es que estaba vivo.

La acción de la esposa hace cuestionar sobre si ella restó importancia al abuso por ser él un hombre, o si sintió vergüenza ante el hecho.

En esta historia, las agresoras fueron desconocidas, pero hay casos cuando el o las atacantes son personas que están dentro del círculo familiar, incluso puede ser la pareja de la víctima, esto último también es un tabú, tanto en hombres como en mujeres.

Compartir