El aeropuerto de Barcelona suspendió sus operaciones por la reentrada de un cohete chino en la atmósfera

El aeropuerto de Barcelona ha suspendido toda su operativa, tanto de salidas como aterrizajes, durante una hora desde las 09.19 horas (08.19 GMT) de este viernes como consecuencia de la reentrada de un cohete chino en la atmósfera, que afecta a parte del espacio aéreo español.

Fuentes aeroportuarias señalaron que la interrupción del tráfico aéreo durante esta hora provocará demoras durante toda la jornada, aunque aún es pronto para prever cómo evolucionará la situación.

La suspensión de las operaciones aéreas afecta también a otros aeropuertos de las regiones españolas de Cataluña, Islas Baleares, Aragón y Navarra, según las mismas fuentes.

El organismo Eurocontrol ha informado de la reentrada no controlada de un cohete chino en la atmósfera, lo que ha obligado a establecer restricciones en el espacio aéreo que pueden afectar al tráfico, en forma de retrasos en tierra y desvíos de ruta en vuelo, según informaron los controladores aéreos en su cuenta de Twitter.

Ayer, la estación espacial china completó el movimiento de transposición de su módulo laboratorio Mengtian, informó la Agencia Espacial de Misiones Tripuladas (AEMT) de China.

La AEMT detalló que la operación concluyó de manera exitosa a las 9.32 hora local de este jueves (01.32 hora GMT), con lo que el laboratorio logró ocupar su posición final en la enorme estructura espacial.

El proceso, desde su lanzamiento hasta esta última fase, duró unas 66 horas en total, ya que el cohete Larga Marcha-5B Y4, portador del módulo, había despegado este lunes a las 15.37 hora local (07.37 hora GMT) desde la base espacial de Wenchang, en la provincia meridional de Hainan.

El Mengtian, junto con el módulo central Tianhe y el Wentian, el otro laboratorio, forman ya unidos la estación espacial Tiangong, con una forma de letra T tras el acople realizado en esta última misión.

El nuevo módulo, con una longitud de 17,8 metros y un diámetro de 4,2 metros, pesaba alrededor de 23,3 toneladas en el momento del lanzamiento.

Será un área exclusivamente de trabajo y actividad deportiva para los astronautas, al contrario que los otros dos módulos, que cuentan con baños y dormitorios.

La estación espacial china, cuyo nombre significa “Palacio celestial” en mandarín, pesará unas 70 toneladas y se espera que funcione durante unos 15 años orbitando a unos 400 kilómetros de la superficie terrestre.

En 2024, es probable que se convierta en la única estación espacial del mundo si la Estación Espacial Internacional, una iniciativa encabezada por Estados Unidos y a la que China tiene vetado el acceso por los lazos militares de su programa espacial, se retira ese año tal y como está previsto.

En los últimos años, el programa espacial chino ha conseguido éxitos como alunizar la sonda Chang’e 4 en la cara oculta de la Luna -primera vez que se logra- y llegar por primera vez a Marte, convirtiéndose en el tercer país -tras Estados Unidos y la extinta Unión Soviética- en amartizar.

Compartir