Decenas de muertos por inundaciones repentinas en el norte de India

Las inundaciones repentinas y los deslizamientos de tierra son comunes en el norte de India durante los meses de junio a septiembre.

Las lluvias monzónicas han provocado inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en el norte de India, dejando más de 40 muertos y otros desaparecidos en los últimos tres días, confirmaron las autoridades el sábado.

Casas de adobe, caminos y puentes fueron arrasados por las fuertes lluvias, con cientos de aldeas inundadas en partes de los estados del norte del Himalaya de Himachal Pradesh y Uttarakhand. Se esperaba que las fuertes lluvias continuaran durante dos días más.

Las autoridades de India dijeron que al menos 36 personas murieron como resultado de las inundaciones en Himachal Pradesh. Mientras tanto, en Uttarakhand, los funcionarios contaron cuatro muertos y 13 desaparecidos. Cientos más fueron desplazados.

«Hemos desplegado helicópteros para rescatar a las personas que están atrapadas en áreas remotas debido a incidentes relacionados con la lluvia. La operación de rescate está en marcha», dijo Ranjit Kumar Sinha, funcionario del departamento de gestión de desastres de Uttarakhand.

Otro funcionario estatal dijo a la agencia de noticias Reuters que las lluvias torrenciales mataron al menos a seis personas en el estado oriental de Odisha. Las inundaciones han desplazado a miles de residentes del estado, ya que las lluvias arrasaron con la infraestructura.

Decenas de muertos por inundaciones repentinas en el norte de India

La temporada de monzones en India, que se extiende de junio a septiembre, provoca fuertes lluvias que producen cosechas, pero también a menudo crean desastres debido a deslizamientos de tierra e inundaciones. Sin embargo, los científicos creen que el calentamiento global ha exacerbado las precipitaciones extremas.

Casi 200 personas murieron el año pasado debido a las inundaciones repentinas en Uttarakhand.

Condiciones climáticas extremas han golpeado varias partes del mundo este verano, con Europa plagada de intenso calor e incendios forestales , y el Golfo Arábigo sufriendo inundaciones mortales.

Compartir