Con fuegos artificiales, fue el regreso de Rammstein a México

Brincos, movimientos incesantes de cabezas, cerveza volando de un lado a otro, fuegos artificiales, y lanzallamas en lo más alto del Foro Sol, así fue el regreso de Rammstein a México después de posponer su concierto dos años por la pandemia de Covid-19. Bajo el cobijo de una luna creciente y una noche inusualmente despejada en la Ciudad de México, saltaron al escenario Till Lindemann y compañía, no sin antes anunciar su arribo al escenario con un golpeteo de bombo que provocó la bulla entre los asistentes.

La banda pidió a través del sonido del lugar guardar sus celulares y abstenerse de filmarlo, para tener una experiencia mucho más agradable, recomendación que la mayoría de los asistentes no siguió pero que no impidió que brincaran en las canciones más esperadas.

«Links», «Sehnsucht», «Puppe», «Deutschland» y las inflatables «Du Hast», y para cerrar con broche de oro «Te quiero puta», su tema en español, la banda puso a vibrar a los fans y no tan fans de principio a fin.

«Creímos que iba a estar más pesado, pero hasta el momento la hemos estado pasando de maravilla, es nuestra primera vez en un concierto de metal, y pensamos que iban a estar buenos los madrazos pero no», compartió Gerardo a EL UNIVERSAL, quien se disponía a comprar una cerveza para continuar disfrutando el concierto.

Por su parte Juan Carlos, fanático desde los inicios de la banda recordó las razones que lo mantienen vinculado a esta banda de metal industrial.

«Rammstein es muy melódico pero a la vez muy profundo, sus letras pueden ser muy muy profundas, compramos estos boletos en 2020, y tuvimos que esperar dos años para este momento, pero valió totalmente la pena», dijo sin olvidar mencionar que este ha sido el escenario más espectacular de las otras dos presentaciones que tuvo oportunidad de presenciar.

Niños con largas melenas, y otros que apenas están siendo introducidos al género también asistieron al concierto, y Marco uno de los padres que le gusta inculcar este género expresó sus motivos.

«Escucho a esta banda desde la prepa, voy siempre a festivales de Metal y quería traer a mi familia a que conocieran la experiencia de una banda como esta no tan pesada para que pudieran disfrutar», expresó Marco y continúo coreando al unísono cada tema del grupo alemán.

Al finalizar el fuego que los presentó se extinguió en lo más alto del escenario, hasta donde Till Lindemann quien en uno de los temas se besó en la boca con Kruspe, junto a Christian Lorenz, Chirstoph Shneider, Paul Landers, y Oliver Leider, dijeron «Adieu», al público mexicano.

Compartir