¿Cómo suena la caída de un meteorito en Marte? La Nasa lo captó y así se escucha

El sismómetro del módulo InSight, que aterrizó en Marte en 2018, ha detectado las vibraciones de cuatro choques de meteoroides contra la superficie marciana en 2020 y 2021. Después la nave Mars Reconnaissance Orbiter, también de la Nasa, ha rastreado y logrado ubicar los cráteres asociados.

Los resultados del estudio se publican esta semana la revista Nature Geoscience y representan las primeras detecciones de ondas sísmicas y acústicas procedentes de impactos en otro planeta que se consiguen vincular a sus cráteres de origen. La distancia a la que Insight registró las colisiones osciló entre 85 y 290 kilómetros, en una región de Marte llamada Elysium Planitia, y el diámetro de los cráteres, entre 4 y 12 metros.

El primero de los cuatro meteoroides confirmados –término utilizado para designar a las rocas espaciales antes de que toquen el suelo, luego ya son meteoritos– hizo la entrada más espectacular: se adentró en la atmósfera marciana el 5 de septiembre de 2021, explotando en al menos tres fragmentos que dejaron un cráter cada uno.

Luego, el Mars Reconnaissance Orbiter confirmó el lugar de impacto desde el espacio. Primero utilizó su cámara contextual en blanco y negro para descubrir tres manchas oscuras en la superficie, y después la cámara del Experimento Científico de Imágenes de Alta Resolución (HiRISE) obtuvo un primer plano en color de los cráteres.

Esta información animó a revisar los datos anteriores recogidos por los instrumentos, y así los científicos verificaron que se habían producido otros tres impactos de meteoritos (fragmentos que cayeron a la superficie y crearon cráteres) el 27 de mayo de 2020, el 18 de febrero de 2021 y el 31 de agosto de 2021.

La entrada en la atmósfera y la colisión en la superficie de un meteoroide a gran velocidad genera ondas de choque. Cuanto mayor es la explosión, más inclinan las ondas sonoras el suelo, una información que registra InSight y permite analizar su dirección. Los autores utilizaron estos datos y los tiempos de llegada para estimar las localizaciones de los cuatro eventos y solicitar la confirmación del Mars Reconnaissance Orbiter.

Compartir