Alemania condena a un supuesto guardia nazi de 101 años

Un hombre de 101 años fue condenado el martes por 3.518 cargos de complicidad en asesinado por servir como guarda en el campo de concentración nazi de Sachsenhausen durante la Segunda Guerra Mundial.

El tribunal regional de Neuruppin lo sentenció a cinco años de prisión.

El hombre, que no ha sido identificado, había negado haber trabajado como guarda de las SS en el campo y haber sido cómplice del asesinato de miles de prisioneros.

En el juicio, que comenzó en octubre, el acusado dijo que había trabajado como jornalero cerca de Pasewalk, en el noreste de Alemania, durante el periodo en cuestión.

Sin embargo, el tribunal consideró probado que trabajó en el campo ubicado a las afueras de Berlín entre 1942 y 1945 como miembro adscrito al ala paramilitar del Partido Nazi, reportó la agencia noticiosa alemana dpa.

“El tribunal ha llegado a la conclusión de que, al contrario de lo que usted afirma, trabajó en el campo de concentración como guarda durante unos tres años”, dijo el juez presidente Udo Lechtermann, según dpa, agregando que al hacerlo, el acusado había contribuido a la maquinaria de terror y muerte de los nazis.

“Usted apoyó voluntariamente esta exterminación masiva con su actividad”, añadió Lechtermann.

La fiscalía había basado su casa en documentos acerca de un guarda de las SS con el nombre, y la fecha y lugar de nacimiento del acusado, entre otros.

Por motivos logísticos, el proceso se celebró en un gimnasio en Brandenburg/Havel, el lugar donde reside el centenario. Entre otras limitaciones, el hombre solo podía participar en la vista durante unas dos horas y media cada día. El juicio se interrumpió en varias ocasiones por motivos de salud y estancias hospitalarias.

Sachsenhausen empezó a funcionar en 1936 justo al norte de Berlín y fue el primer campo abierto luego de que Adolf Hitler dio a las SS el pleno control del sistema de campos de concentración.

Más de 200.000 personas estuvieron retenidas allí entre 1936 y 1945. Decenas de miles de reos murieron de hambre, enfermedades, trabajos forzados u otras causas, además de por los experimentos médicos y operaciones sistemáticas de exterminio de las SS, como fusilamientos, ahorcamientos y gaseamientos.

Compartir