A partir de 2035, California prohibirá venta de vehículos que funcionan con combustibles fósiles

El estado de California se encaminó el jueves hacia el fin de la era de los vehículos que funcionan con combustibles fósiles, con la adopción por parte de los reguladores de las normas más estrictas del mundo para la transición a los automóviles de cero emisiones.

La decisión del Consejo de Recursos del Aire de California es para que todos los automóviles nuevos, sean eléctricos o de hidrógeno para 2035, y así poder reconfigurar el mercado automovilístico estadounidense, que genera el 10% de sus ventas en el estado más poblado del país.

Pero una transformación tan radical en lo que la gente conduce también requerirá al menos 15 veces más cargadores de vehículos en todo el estado, una red eléctrica más robusta y vehículos que la gente de todos los niveles de ingresos pueda costear.

“Va a ser muy difícil llegar al 100%”, afirmó Daniel Sperling, miembro de la junta directiva y director fundador del Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad de California, campus Davis. “No se puede agitar la varita, no se puede adoptar una normativa: la gente tiene que comprarlos y usarlos realmente”.

El gobernador Gavin Newsom dijo a los reguladores estatales adoptaron hace dos años una prohibición de los coches a gasolina para 2035, una pieza del agresivo conjunto de políticas de California diseñadas para reducir la contaminación y luchar contra el cambio climático. Si la política funciona como está diseñada, California reduciría las emisiones de los vehículos a la mitad para 2040.

Se espera que otros estados les sigan, acelerando aún más la producción de vehículos de cero emisiones.

La política de California no prohíbe los coches que funcionan con gasolina: a partir de 2035, la gente puede conservar sus coches actuales o comprarlos de segunda mano, y el 20% de las ventas pueden ser híbridos enchufables que funcionan con baterías y gasolina. Aunque el hidrógeno es una opción de combustible según la nueva normativa, los autos que funcionan con celdas de combustible han representado menos del 1% de las ventas de autos en los últimos años.

Compartir