El alcalde Neto Muyshondt estaría empleando nuevo método de corrupción para saquear los fondos de los capitalinos

Otro nuevo método para saquear los fondos de la Alcaldía de San Salvador, estaría utilizando el edil Ernesto Muyshondt, en su desesperación por financiar su campaña electoral para las elecciones municipales qe se realizarán el próximo 28 de febrero en las que busca su reelección.

El Ministro de Trabajo, Rolando Castro, desde su cuenta de Twitter publicó una prueba de un correo que circuló entre algunos empleados de la alcaldía de San Salvador en el cual les informan que han cambiado las fechas del servidor informático para poder realizar compras relativas al año 2020 y que estas aparezcan que se han hecho en el tiempo debido. Además les piden que no realicen compras ni ningún movimiento hasta que el servidor se haya restablecido para que no aparezcan incongruencias.

«Y entonces ??? Cambiando fechas de servidores, para hacer compras y justificar que los procesos vienen con su debido tiempo (delitos) DELITOS. Están saqueando la @alcaldia_ss este grupito de delincuentes. Terminarán en la cárcel», sentenció el ministro Castro.

Y es que la alcaldía de San Salvador como cualquier institución pública debe someterse a las disposiciones de la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP) la establece no solo mecanismos precisos sino también plazos que deben ser respetados.

Sin embargo la desesperación del edil por seguir financiado su campaña con los fondos de los capitalinos es tal que esta misma semana acusó al ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, de «hacer fraude electoral», al no permitirle adquirir más deuda de la comuna con lo cual dejó claro que su interés de seguir haciendo erogaciones no tienen nada que ver con mejorar la ciudad o hacer efectivos los pagos para abonar a las millonarias deudas que mantiene sino que su prioridad es su campaña.

Esta no es la primera vez que hace contrataciones dudosas, en el mes de noviembre hizo un despilfarro de más de $360 mil dólares por la compra y la colocación de una bandera que con mucho orgullo llamó «la más grande de Centroamérica», la cual no tenía ningún propósito pues ni siquiera se colocó en el mes cívico y que terminó decepcionando a los capitalinos pues no duró instalada ni cuatro días antes que se desgarrara por fuertes vientos que fueron advertidos desde días atrás por el Gobierno Central.

Ese manejo de fondos públicos que hace Muyshondt deja mucho que desear si se toma en cuenta que se ha apropiado de más de $6 millones de dólares en las retenciones legales que hace a los salarios de los trabajadores sin hacer la parte que le corresponde de trasladar los fondos a las instituciones correspondientes.

De acuerdo al Ministro de Trabajo hay algunos gerentes que son cómplices del alcalde Muyshondt en sus negocios y movidas oscuras, quienes no solo le realizan las gestiones dentro de la comuna sino también mantienen negociaciones con las pandillas.