¿Qué hizo con $16 millones? Neto Muyshondt si mantiene deudas millonarias con empresas, empleados, pero izó una bandera de $300 mil y pagó medio millón en mejorar su imagen

Ernesto Muyshondt es el que gobierna las arcas municipales de la alcaldía de San Salvador, considerada la más preciada de todos los jefes edilicios, pero  tiene unas deudas grandes: casi $4 millones a la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES), $2 millones en deuda a gasolineras, otra cantidad igual de deuda con las  góndolas, atrasos en los pagos de empleados y casi medio millón que no les pagó a micro y medianos empresarios, sus proveedores. Sin embargo algo no contrasta. La alcaldía es la más poderosa del todo el país. La que tiene las tasas más altas (impuestos), pero también la que ha secuestrado las retenciones laborales de los más de 4 mil 500 empleados. Como resultado de su mal manejo hay un servicio deplorable en la recolección de desechos sólidos y  ha convertido a San Salvador en un basurero a cielo abierto. Los capitalinos lo han coronado al jefe edilicio como “El Rey de la Basura”, pues la situación en San Salvador es incontrolable, a estas alturas.

La secuela es evidente. Una caída en las preferencias electorales pues sus gobernados ya no confían en su capacidad de gestión para un segundo período por su administración. Sin embargo, el edil capitalino insiste en culpar a otros de estar detrás de supuestos “bloqueos” a sus intenciones de trabajo, aunque no presenta ninguna evidencia que respalde sus insinuaciones sobre  los problemas de la recolección. Es decir facturas de finiquitos de deudas o estar al día de las mismas.  

Por esta razón la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa  lo citó para que brinde las explicaciones necesarias por la grave crisis sanitaria que afronta la ciudad, debido a que no ha recolectado la basura de las calles capitalinas.

En su exposición ante los parlamentarios, Muyshondt volvió a insistir en que  la responsabilidad de la situación es culpa de funcionarios del Ejecutivo. Tampoco presentó pruebas como facturas o emisión de cheques (con fondos) y finiquitos de las empresas y microempresas a las que adeuda. Solo fueron argumentos.

Contrario a esto surge la duda entre los cibernautas que denuncian despilfarro en las arcas municipales, exigiendo hacer su trabajo y no despilfarrándolo en obras que no suman al desarrollo de la capital. Solo el jueves 3 de diciembre el jefe edilicio presentó su “megaobra” considerada la bandera más grande de Centroamérica. Algo contradictorio para la realidad de la capital pues sus gobernados exigieron el uso eficiente de sus impuestos. La colocación le costó a la capital $300 mil, según documentación oficial. Al ser cuestionado por la prensa, prefirió evadir la respuesta de este gasto e insultó a los periodistas que insistieron en el fin del dinero de los capitalinos.  

Además se filtró un nuevo documento oficial que hace constar la inversión en su campaña de imagen electoral (que cada vez va en detrimento colocándose en segundo lugar de preferencias electorales)  por medio millón de dólares.

Por otro lado Muyshondt sigue exigiendo más dinero al Ejecutivo. Exige se le deposite el pago del FODES. A su lado una auditoría de la Corte de Cuentas de la República (FGR) reveló que la municipalidad recolectó solo del período del 1 de mayo al 31 de diciembre de 2018, más de $16 millones en concepto de disposición final de desechos sólidos. El edil capitalino no pagó una deuda que en su momento no pasaba los $2 millones con la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES), la cual hasta la fecha ya supera los $4 millones.

Debido a la millonaria deuda,  la capacidad operativa de la empresa en cuestión se redujo y ya no podía seguir brindando un servicio óptimo a la municipalidad; sin embargo, las municipalidades que han ido honrando sus deudas tenían prioridad para la disposición final.

Por otra parte, el descontento de decenas de trabajadores municipales por el secuestro de sus  cuotas laborales (al recibir el pago el alcalde cobraba los préstamos a planilla de bancos, Asociación de Fondo de Pensiones, Fondo Social para la Vivienda, Instituto Salvadoreño del Seguro Social, IPSFA y otros, pero no los trasladaba), razón por la que se abrió un proceso judicial en contra del tesorero de la alcaldía de San Salvador y esto dio paso a que los afectados iniciaran una protesta frente a la entrada del relleno sanitario en Nejapa y Planta de Transferencia Aragón, pero también frente a la Fiscalía General de la República y oficinas de la AFP.  

Posteriormente el alcalde  enfrenta otra crisis económica,  y es sobre  la flota de los más de 50 camiones recolectores de basura, debido a la falta de combustible, ya que según lo denunciaron los trabajadores, el proveedor se negó a seguir brindando el combustible por falta de pago de sus facturas y una acumulación de $2 millones.

El alcalde Muyshondt tiene una serie de irregularidades en su curriculum y no necesariamente las más positivas. Hay un proceso judicial en su contra por entregar dinero a pandillas para ganar las elecciones de la capital. Esto quiere decir que entregó vidas de salvadoreños por conseguir el poder de la alcaldía más poderosa.

En reiteradas ocasiones ha criticado a su partido al grado de querer renunciar al mismo. Hasta Edwin Zamora, su director de equipo de trabajo dijo que  “Neto Muyshondt es la peor escoria de ARENA”.