San Salvador es un botadero a cielo abierto, Neto Muyshondt no ha resuelto problema de la basura

Los capitalinos están en un riesgo bastante latente y reincidente, el responsable de esta emergencia sanitaria reincidente es el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt,  quien tiene inundada la ciudad capital de basura. Los vendedores no tienen opciones para vender porque son cuadras de basura acumuladas en las calles. Hacía muchos años que la capital no vivía una situación como la de estos momentos.

Desde hace meses la situación es reincidente. Ahora se le suma una deuda de casi $4 millones con MIDES, el impago de combustible de camiones recolectores de basura y otra deuda más con la empresa que da servicio de góndolas. Durante meses el alcalde se ha quejado de un supuesto bloqueo a su administración, pero las pruebas o dicen todo: él no habría pagado todos estos servicios y productos para realizar el trabajo de recolección diligentemente. Tampoco les ha comprado equipos de trabajo a los empleados que trabajan en desechos sólidos y esta situación los expone a contagiarse de enfermedades.

El alcalde de San Salvador ha demostrado su poca capacidad para administrar la ciudad capital, su más reciente fracaso es la inundación del más importante gobierno municipal: San Salvador que tiene cuadras y cuadras de basura acumulada, producto de  su falta de liderazgo y toma de decisiones eficaces para los capitalinos.

Caminar por San Salvador es un desafío, ahora, en las avenidas, calles y pasajes de colonias y residenciales de San Salvador hay “montañas” de basura que ponen en riesgo la salud de los capitalinos.

La situación se ha agravado desde este fin de semana ya que los camiones recolectores no han cumplido con los horarios de servicio, y la capital se está convirtiendo en un gran botadero “a cielo abierto” con potencial de ser un foco de infección y de proliferación de virus, bacterias o roedores que ponen en riesgo la salud de los ciudadanos de San Salvador.

Algunos lugares críticos son el centro capitalino, las zonas de mercados, la colonia IVU, y la mayoría de colonias y residenciales de zonas como Miralvalle, Miramonte, Escalón, entre otras.

 “Esta situación es producto de un atraso en el pago de facturas por la prestación del servicio, son más de 743 días sin recibir el pago, a la fecha la mora por los servicios brindados a los desechos generados por la alcaldía ya supera los $4 millones”, confirmó MIDES la semana pasada, a través de un comunicado.

A esto se le suma el ultimátum del Ministerio de Medio Ambiente (MARN), en el que llama a la alcaldía de San Salvador a solucionar esta situación y a dejar de utilizar la Planta de Aragón, ubicada en la zona sur de la capital, como un botadero “a cielo abierto”, ya que se genera otro riesgo sanitario.