Alcalde Neto Muyshondt mintió y siguió ingresando más basura a Aragón, pese a que es un peligro latente de inundación

Esta mañana habitantes de diferentes comunidades aleñadas al basurero Aragón cerraron el paso de camiones para que estos no fueran a depositar basura al botadero a cielo abierto que mantiene en la zona el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt. Su impago con la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES) ha provocado mayor acumulación de desechos en la ciudad capital y un colapso en Aragón. Las fuertes lluvias que según el reporte del clima se avecinan,  podrían generar inundaciones y por ende no solo pérdidas materiales, sino también humanas.  

Los habitantes solo dejaban pasar camiones vacíos para que trasladaran basura a MIDES, sin embargo uno de los funcionarios del jefe edilicio acordó que en 10 días sacarían toda la basura de la zona, y que al lugar solo ingresarían camiones vacíos.

Minutos más tarde cuando los habitantes retiraron las bardas humanas, empezaron a ingresar góndolas y todo tipo de camiones con más desechos.

“Son más camiones los que ingresas que los que se retiran”, señalaron los habitantes que ya habían bajado la guardia.

“Una vez más mintió dijo otro”. Y eso no es de extrañarse. En esta ocasión  volvió a mentir a los habitantes de la comunidad Las Brisas ll que queda a un costado de la planta de transferencia de desechos sólidos Aragón a quienes prometió limpiar el lugar que en realidad es utilizado como un vertedero a cielo abierto.

Desde temprano los representantes de más de 75 familias se colocaron con pancartas bloqueando la entrada del botadero Aragón para exigir el cierre definitivo del lugar debido a que les afecta en salud.

En el lugar hay montañas de basura que están a la orilla de la quebrada El Garrobo y los habitantes señalan que con las lluvias, los desechos pueden incurrir en deslave y caer al río.

Lo anterior además de contaminar las aguas podría tapar la bóveda que está cercana y generar graves inundaciones en las viviendas, una situación que representa un alto riesgo para la vida de los lugareños.

“Esta no es la primera vez que se taparía esa bóveda, años atrás ya ocurrió y se inundaron las casas perdimos todas nuestras cosas, por suerte no perdimos la vida”, indicó una de las habitantes que se identificó como Alma.

Otra de las habitantes se mostró muy indignada con el alcalde porque en vista de la amenaza del Huracán Eta no se movilizó para solucionarla situación sino que esperó hasta que le reclamaran.

Otro acercamiento que termina en una farsa

Al lugar acudieron elementos del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), que hicieron un intento por remover a los manifestantes, también llegaron agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), destacados en la Unidad del Mantenimiento y del Orden (UMO) para disipar la concentración.

Por otra parte llegaron representantes de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y representantes de la Alcaldía de San Salvador, con estos últimos hablaron algunos de los pobladores.

Los manifestantes dejaron claro que no dejarían entrar camiones de basura con más desechos sólidos solo los que fueran a retirar la basura del lugar.

Sin embargo en el momento en que tres representantes de la comunidad se fueron con los empleados de la alcaldía para redactar el acuerdo siguieron llegando camiones cargados desechos.