ASTRAM y STAMSS levantaron protesta desde el mediodía del miércoles y dan ultimátum al alcalde de San Salvador para que pague sus retenciones laborales

La Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASTRAM)  emitió un comunicado este miércoles en el que da un plazo de 24 horas al alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, para que cancele las retenciones laborales y cuotas bancarias que mantiene “secuestradas desde hace un año”. La organización junto a agremiados del Sindicato de Trabajadores Municipales de San Salvador (STAMSS) levantaron la protesta desde el mediodía del miércoles 28 de octubre, pero dieron un plazo para el cumplimiento de las medidas, de lo contrario, continuarán sus protestas hasta que el alcalde cumpla con lo prometido.

Los empleados municipales decidieron levantar el bloqueo que mantienen en la planta de transferencia de Aragón y en el centro de operaciones de desechos sólidos, en la calle 5 de noviembre, a condición de que el edil se comprometa a cumplir las exigencias de los trabajadores.

Por la falta de las cuotas retenidas hay un proceso abierto contra el tesorero de la municipalidad, quien están siendo procesado en libertad luego de pagar una fianza por $10,000. La comuna señala que no tiene los fondos para cancelar las cuotas pues tiene problemas de liquidez.

 Por otra parte, ASTRAM exige al alcalde que reinstale a cerca de 155 trabajadores que fueron cesados de forma “arbitraria” y que además desista de privatizar el servicio de recolección de los desechos sólidos, además de que no cobre el impuesto por el proyecto de videovigilancia llamado Smart City.

Ante la falta de un acuerdo de parte del alcalde para solucionar la crisis de la basura, decidió utilizar camiones improvisados pero el servicio solo ha sido suministrado en zona exclusivas de la capital, dejando descuidadas comunidades donde hay peligro de que proliferen enfermedades por la acumulación de desechos.

Además, la comuna mantiene una deuda por más de $4 millones con la empresa de recolección de desechos sólidos MIDES, quien ya pidió a la OEA que intervenga para fiscalizar y mediar en dicha problemática financiera.