Agentes del CAM, en apoyo a empleados municipales, desobedecen a Neto Muyshondt de retirar por la fuerza a sindicalistas que realizaban protesta

Miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) decidieron desobedecer la orden directa del alcalde de San Salvador a través del director de esa dependencia de retirar a los sindicalistas, que también son sus compañeros, de las protestas. 

Este es el segundo día en que los empleados de la alcaldía acuerpados por sindicatos instalan dos protestas en la calle 5 de Noviembre y en el km 6 de la autopista a Comalapa, para exigir el pago de sus salarios y de las retenciones laborales. 

El dirigente de la Asociación de Trabajadores Municipales (ASTRAM), Adolfo Ramos, explicó que «los compañeros del CAM con valentía, gallardía, dignidad y orgullo han desafiado a esta administración», al quitarse sus implementos para no agredir a sus compañeros. 

La demanda de estos grupos es clara que les paguen sus salarios atrasados y sin aplicar retenciones en vista que la administración de Muyshondt es irresponsable e incapaz de hacer los traslados a las instituciones correspondientes. 

Piden el pago de más de un año de retenciones laborales, es decir cerca de $6 millones de dólares que hasta el momento no saben qué los ha hecho el edil. 

Por otra parte piden que no se privaticen algunos servicios de la comuna como el de la recolección de desechos sólidos porque dejaría sin trabajo a muchas personas. 

En ese sentido también piden al alcalde que desista de hacer amenazas de despidos masivos que anunció recientemente bajo el argumento que no tiene recursos y el reinstalo de 155 trabajadores que ya fueron despedidos de forma injustificada, entre ellos madres solteras y personas con más de 20 años de trabajar en la comuna. 

Una de las trabajadores despedidas es Karen Ponce, quien es la única responsable de llevar el sustento a su familia y fue despedida por reclamar sus derechos pese a que es protegida por la Ley de Salarios desde hace ocho años cuando obtuvo su plaza oficial. 

«Nosotras con un grupo de compañeras decidimos denunciar en un video en redes sociales la situación del impago de las retenciones y el día siguiente que aparecieran en los medios se nos fue notificado nuestro despido y es así como nosotras nos sentimos violentadas de nuestros derechos», explicó Ponce.